Connecticut Higher Education Trust (CHET) Connecticut State Treasurer

Reduciendo el costo de la universidad

Los elevados costos educativos pueden ser abrumadores, pero hay varias buenas maneras de ayudarte a reducir el costo de obtener un título.
Envíe esta Página por Email

Elegir cuidadosamente el tipo de institución, el área donde se encuentra y el tiempo que vas a tardar estudiando puede hacer una gran diferencia en el costo total de asistir a la universidad. Si añades otras formas de reducir costos como comprar libros y equipos usados, elegir el plan de comidas adecuado, ganar dinero mientras se cursa la escuela o escoger bien el lugar de alojamiento, te puede ahorrar mucho más en el costo.

Aquí hay otras formas excelentes de ayudar a mantener bajos los costos:


Ahorrar vs Prestamos

Cada dólar que puedas pagar por adelantado para su educación puede equivaler a más de dos dólares que tu hijo o hija no tendrá que pagar en préstamos estudiantiles en el futuro. Esto puede hacer que el ahorro sea una de las opciones de financiación educativa más rentables que existen.


Aprovecha los ahorros fiscales con un plan 529

Debido a que el Connecticut Higher Education Trust (CHET) es una inversión con ventajas fiscales, tus ganancias crecerán libres del impuesto federal sobre la renta. Esto significa que más dinero será reinvertido y tu cuenta crecerá más rápido, por lo que tus ahorros crecerán más que la mayoría de las otras inversiones que no tienen ventajas fiscales.


Comienza con un Community College

Los Community Colleges son a menudo mucho más asequibles que las instituciones estatales y privadas de 4 años. Por esta razón, pueden ser una muy buena opción para los primeros dos años de educación superior de un estudiante, especialmente ya que hay muchos Community Colleges que ofrecen programas especializados y acuerdos de transferencia que complementan un título profesional de 4 años.


Elije tu universidad sabiamente

Los costos de matrícula fuera del estado de residencia generalmente son más del doble de los costos de matrícula dentro del estado, por lo que asistir a la universidad en tu estado puede ahorrarte mucho dinero. Si tu hijo o nieto sabe en qué quiere especializarse antes de comenzar la escuela, pueden planear con mayor precisión. Si se tiene en mente una ocupación claramente definida, un título de escuela técnica o de comercio podría lograr sus objetivos finales de forma más económica que una institución de 4 años.


Solicitar Becas y Subvenciones

Las subvenciones y las becas pueden ser particularmente útiles porque no necesitan ser reembolsadas. Hay muchas subvenciones federales disponibles para los estudiantes, incluso si ya tienes algunos ahorros para la educación. Y hay innumerables becas, basadas ya sea en grupos especiales o en méritos, disponibles a nivel institucional o mediante programas federales. Si bien existe el mito popular de que la competencia hace que inscribirse para becas sea una pérdida de tiempo, muchas becas pueden tener muy pocos solicitantes y ganarse así sea unas cuantas al año puede ayudar mucho. Si tu hijo está en la escuela secundaria, debes hablar con su consejero sobre esto. Además, muchas empresas ofrecen becas a las familias de sus empleados, ¿es tu empresa una de ellas?


Minimiza el tiempo de duración de asistencia a la universidad

Las pruebas de rendimiento y los cursos de AP (Advanced Placement, en inglés) pueden reducir la cantidad de clases requeridas para obtener un título. Y las cargas de cursos ampliados y los programas acelerados reducen el tiempo que pasas en la escuela, lo que a su vez reduce el costo de vida, un costo que a menudo es igual o superior a la matrícula en sí.


Utilizar beneficios para militares y veteranos

Si eres uno de los hombres y mujeres que ha estado por al menos 36 meses en servicio activo, tienes derecho a asistencia financiera que incluye 36 meses de matrícula y costos para pregrado o posgrado, un subsidio de vivienda y un estipendio para libros. Esto se aplica a los oficiales y hombres y mujeres enlistados sin distinción.